Feeds:
Entradas
Comentarios

Los cambios industriales, tecnológicos y la globalización, junto con las nuevas formas de organización de la sociedad han desplazado a los ancianos de su rol productivo y social, condenándolos al olvido, al aislamiento en sus hogares o al  encierro en las instituciones geriátricas por considerarlos “incapaces”.

            La intención del Sitio es empezar a derribar el mito de que “los viejos no sirven para nada”. Demostrar que más allá de su edad –quizás no hagan los trabajos que realizaban cuando eran más jóvenes- son útiles y pueden aportar conocimientos, valores y experiencias a otras generaciones. Desechar esa mirada fría y discriminatoria que se tiene hacia las personas mayores. 

            La Asamblea Mundial del Envejecimiento estableció en 1982 los sesenta años como el comienzo de la vejez. Por lo tanto, el Sitio Web está destinado a personas de tercera edad con algún grado de capacitación en las nuevas tecnologías que tienen un manejo regular de Internet.

Para no cansar al usuario se utilizarán técnicas como el aire de lectura en todas las notas con títulos, subtítulos e imágenes o fotos. La idea es que a través de los colores en distintos tonos de verdes y letras blancas (cabecera, botonera y pie de página) junto con un fondo grisáceo con algo de textura atraigan a los nuevos y cada vez más usuarios que tiene la red. En el cuerpo del Sitio se encontrará una nota principal con una foto y noticias secundarias que al abrirlas también se las ilustrará con fotos. El tamaño y el color de la tipografía es importante ya que hay que tener en cuenta que el nuevo usuario muchas veces tiene problemas en la vista y necesita una letra oscura, no muy pequeña y sobre un fondo claro.       

Con respecto al contenido de la Home, el usuario va a encontrar en los links “situación histórica” y “situación actual” notas periodísticas sobre la problemática de la ancianidad que mezclan el género de opinión con el informativo. También podrán localizar en la portada las principales novedades con respecto al cobro de haberes, las campañas de vacunación, y otras noticias sobre cursos y actividades que diferentes organismos organizan.

Además contará con el link de “sitios de interés” que los llevará a los principales sitios como PAMI, IPS, PEPAM, entre otros.

También se destacará el botón de “historias de vida” que contiene una serie de entrevistas/historias de personas mayores que han realizado a lo largo de su vida algo significativo o importante que quisieron contar.

Con el objetivo de captar y facilitar el acceso de aquellos usuarios menos capacitados en el manejo de las herramientas informáticas, no se prevé la utilización de aquellos símbolos o palabras que forman parte del lenguaje tradicional de Internet (por ejemplo, en vez de la típica casita, se utilizará siempre la frase “volver a la página de inicio”; la palabra “Home” será reemplazada por “Inicio”; en vez de indicar que un artículo continúa con “[ver +]”, la posibilidad de seguir leyendo el resto de la nota se indicará con “[clic aquí para ver más información]”).

 

       En los últimos años Internet tuvo un giro de 180º. Con la aparición de la Web 2.0, las aplicaciones Web fueron enfocadas al usuario final, o sea, a nosotros. Anteriormente las páginas de Internet sufrían pocas actualizaciones y no tenían interacción con los usuarios. El término Web 2.0 se refiere a una segunda generación de Web basada en comunidades de usuarios y una gama especial de servicios, como las redes sociales, los blogs, o los wikis, que fomentan la colaboración y el intercambio ágil de información entre los usuarios.

         Estas redes – My Space, Orkut y Facebook – son formas de interacción social entre empresas, instituciones públicas y privadas, grupos de amigos y trabajo, entre personas, organizaciones sociales. Estas personas o grupos se identifican con necesidades y problemáticas similares y construyen sitios Web en función de un objetivo común y sobre la base de normas y valores compartidos.

            Diversas teorías indican que el boom de Internet ha perjudicado las relaciones humanas y sociales produciendo aislamiento, sedentarismo y retraimiento en personas de todas las edades. Sin embargo, con el surgimiento de estas redes de colaboración ese aislamiento ha comenzado a romperse.

            Lejos de la cultura individualista que, a priori, supone la relación del ser humano con la computadora, el continuo crecimiento de las redes sociales revela tras de sí un universo –de alcance inimaginable hasta hoy- de nuevas y variadas formas de relación entre los hombres. Las redes sociales generan relaciones de colaboración, ponen en común recursos, desarrollan actividades en beneficio de los participantes, amplían y estrechan vínculos, crean sentido de pertenencia, socializan conocimientos, experiencias y saberes, reconstituyen la confianza social y propician relaciones de intercambio y reciprocidad. Además, lo más importante, es la propia comunidad la que incluye determinados contenidos en detrimento de otros, es decir, el usuario tiene el control de sus datos. 

            Es a través de este nuevo sistema donde la gente participa, propone y opina sobre determinados temas, sube y baja información, comparte textos, fotos, videos, música, conoce gente, se entretiene y comparte intereses, preocupaciones o necesidades con otras personas. 

            Finalmente, es muy importante como sociedad estar a la par de las nuevas tecnologías. Es una buena manera de empezar a limar las diferencias que hay entre los diferentes sectores sociales interesándonos en las necesidades y preocupaciones de los otros. Para ello, es indispensable fomentar y enseñar el uso de estas nuevas aplicaciones en escuelas, centros de investigación, centros de tercera edad, universidades… Aprovechar la participación activa que tiene el usuario y encontrar otras personas que compartan nuestros intereses.
          El siglo XXI nos despierta con una verdad irrefutable: ninguna sociedad puede aspirar al progreso si se mantiene al margen del avance de las nuevas tecnologías.

 

MY SPACE

http://home.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user&MyToken=421bb261-fbbd-40a2-972c-6060ae5a399a

 Nota: no se encontraron redes sociales sobre mi tema.

 

 

              En el primer trabajo práctico se ha publicado una nota general sobre la ancianidad donde, en un primer pantallazo, se refleja el cambio de roles que han sufrido las personas mayores dentro de la sociedad; la crisis que significa “ser anciano” con su connotación social y la transformación a nivel familiar, psíquico y biológico. Además, se destaca que este grupo poblacional esta creciendo gracias a la mejor calidad de vida.

              Para esta primera nota periodística se han encontrado fuentes con datos numéricos que la legitiman. Las fuentes encontradas son las siguientes:     

 

  •       www.indec.mecon.ar : son datos primarios; la fuente es confiable ya que se trata de un organismo público de gobierno; la última actualización es del año 2001 (último censo) y se presenta en una planilla de cálculos Excel.
  •       www.catedragalan.com.ar/trabajos/di0803.pdf : los datos son secundarios porque los autores toman datos del Indec y los citan; la fuente también es confiable porque los datos suministrados son de este organismo de gobierno. La última actualización es del año 2001 y los datos se presentan en forma de cita directa.
  •      www.estatico.buenosaires.gov.ar/areas/des_social/documentos/documentos/14.pdf : los datos son secundarios porque los autores toman datos de las Naciones Unidas (OMS, OPS, FNUAP, entre otras) y los citan; la fuente es válida porque se trata de un trabajo que realizó la Secretaría de Promoción Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (gobierno de De La Rua)  y los datos que proporciona se apoyan en los organismos internacionales. La última actualización es del año 1999 y los datos se presentan en forma de cita directa.
  •       http://200.29.21.4/~gerontol/postnuke/pdf/gestion_hogares.pdf : los datos utilizados también son secundarios porque fueron tomados del Indec y de Naciones Unidas. La fuente es confiable porque cita al organismo público de gobierno y al organismo internacional. Presentan la información en forma de citas directas e indirectas. No se encontró la última fecha de actualización.
  •       http://www.oei.org.co/sii/entrega8/art01.htm :la información es secundaria porque también fue recolectada del Indec y se presenta en forma de cita directa e indirecta. La fuente es confiable porque cita al organismo público de gobierno argentino y porque es un informe de la Organización de Estados Iberoamericanos. La fecha de la última actualización es de febrero de 1999.

 

             La segunda nota muestra los prejuicios y estereotipos que utiliza la sociedad para discriminar, juzgar y reírse de las personas mayores. Estos mitos pueden propiciar y/o  profundizar el aislamiento y marginalidad. Para ilustrar esta nota con datos numéricos se ha encontrado la siguiente fuente:

  •       http://www.servicios.clarin.com/notas/jsp/clarin/v8/notas/imprimir.jsp?pagid=1230507 : la información que proporciona esta fuente también es secundaria porque fue tomada de una investigación realizada por equipos de la Universidad Nacional de Luján, de la Universidad de Buenos Aires, de la Universidad Nacional de Mar del Plata y de la Universidad Nacional de Tucumán. También es válida la fuente porque son datos provenientes de Universidades prestigiosas. La última actualización del sitio es del año 2006 y la información se plasma a través de citas directas e indirectas.

 

 

 

Temida por algunos como la cruz por el diablo, la ancianidad es en sí misma una de las grandes paradojas de la existencia. Mientras somos aún jóvenes, queremos prolongar a toda costa nuestra juventud, retrasar lo más posible el advenimiento de las vejez; pero cuando nos convencemos de lo inevitable de ese tránsito entonces nos conformamos con la idea de que “llegar a viejos” viene acompañada con la posibilidad de tener y malcriar a los nietos, descansar de una larga vida de trabajo y responsabilidades.

La ancianidad constituye una situación problemática ya que, al igual que la adolescencia, representa una crisis porque se deja de ser adulto para ser anciano. Hecho que representa una connotación social determinada y una transformación a nivel familiar, psíquico y biológico. Así visto, el envejecimiento es un proceso dinámico de cambios que obligan a la persona mayor a una redefinición de su identidad social.

“La asamblea mundial del envejecimiento estableció arbitrariamente en 1982 los sesenta años como el comienzo de la vejez y sin embargo, a esa edad las personas son todavía muy activas”.1

 

El organismo del hombre de edad avanzada presenta ciertas singularidades, existiendo además ciertas conductas que se consideran como características de la edad avanzada y que modifican la relación del individuo con el tiempo, con el mundo y con su propia historia.

Antiguamente los ancianos tenían un rol social: eran transmisores de la cultura, eran formadores y no era peyorativo decirles “viejo” o “Don”. Los ancianos eran escuchados, encabezaban la mesa, se los respetaba; en algunas sociedades antiguas, la vejez eran un don dado a los elegidos, a los sabios de la comunidad o a los patriarcas.

Pero a mediados del siglo XX, la sociedad progresivamente fue desplazando el lugar que tenía el anciano en épocas anteriores. Se les empezó a decir abuelos, y eso ocurrió porque los ancianos se empezaron a quedar sin roles sociales. Luego, llegó el cambio más abrupto. La globalización y el avance acelerado de las nuevas tecnologías disparó un profundo cambio de valores y los “viejos” quedaron excluidos: hasta desaparecieron de los libros escolares. Salieron de la esfera pública y quedaron recluidos en la esfera familiar.

Además, “este grupo de edad está creciendo en la pirámide de población o distribución por edades en la estructura de la población, la baja tasa de natalidad y la mejora de la calidad de vida y la esperanza de vida son las causas principales que producen este hecho”.2

           

       La actual erosión de los valores comunitarios debida en particular a los avances de los valores individualistas de la vida urbana y capitalista, junto con “la representación social que se tiene de la vejez está todavía muy condicionada por una serie de mitos y prejuicios que influyen en funcionarios del estado, en profesionales, en jóvenes, en adultos y en los mismos mayores”3, que agudizan los riesgos de marginación y marginación de las personas de edad avanzada.

 

 

   FUENTES

 

1) http://www.sentirypensar.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=257

 

 2) http://es.wikipedia.org/wiki/Vejez

 

 3) http://estatico.buenosaires.gov.ar/areas/des_social/documentos/documentos/14.pdf

 

 

Los estereotipos, prejuicios y discriminaciones son juicios que garantizan la repetición conservadora de lo instituido. Prejuicios, mitos y  estereotipos que, en la medida que se extienden en la sociedad logran consenso, instituyen la exclusión, legitimándola, justificando la discriminación.

Los mitos, estereotipos, prejuicios hacia la vejez, en tanto producciones

socio- históricas al servicio de la conservación de lo instituido, se transmiten

intergeneracionalmente.

 “Aquello que podríamos llamar ‘viejismo’, es un prejuicio, un estereotipo y una discriminación de la gente joven hacia la gente vieja que remite al miedo de envejecer y por lo tanto, al deseo de distanciarnos de las personas mayores que constituyen un retrato posible de nosotros mismos en el futuro”.1

No es menos cierto que en nuestra sociedad prevalece el “mito de la juventud”, se tiene entonces, una visión lóbrega de la vejez y más aún del adulto institucionalizado, situación que se observa en el terreno de las actitudes y de los comportamientos tanto individuales como sociales. Es por eso que los prejuicios y mitos justifican, a manera de ideología, las críticas que los jóvenes  hacia las personas mayores

“En las sociedades contemporáneas las personas de edad madura – sospechosas de ser viejas – tienden a ocultar o disimular por diversos medios atributos que conforman la identidad esperada de las personas de edad muy avanzada: arrugas; canas; curvaturas en la espalda; caminar defectuoso; roles considerados no propios de la juventud, como el de abuelo o abuela, ser jubilado o jubilada; estados de ánimo depresivos y el no desempeño de actividades físicas o culturales con gran despliegue de actividad”2.

 Bajo diversas modalidades los adultos mayores sienten que son continuamente maltratadas en esta sociedad ya sea en su entorno más próximo que es la familia, pero también en el barrio, en los servicios públicos, o mediante enunciados tales como:

v     “La mayoría de los viejos no tienen ni actividad ni deseo sexual;

v     Los que tienen actividad sexual, son perversos o depravados;

v     La sexualidad no es ni importante ni necesaria en la vejez;

v     Con el avance de los años se pierden las capacidades laborales;

v     Los individuos de edad avanzada piensan y actúan con lentitud. No piensan con tanta claridad ni tanta creatividad como solían pensar. Están apegados a sí mismos y a su pasado y ya no pueden seguir cambiando y madurando

v     Con la edad las personas se retraen progresivamente en sus vínculos, en la atención, y el interés por el mundo circundante;

v     La mayoría de las personas mayores de 65 años viven en hospitales o residencias geriátricas.

v     los viejos no son capaces de incorporar nuevos conocimientos”3

Los mitos y prejuicios acerca de la vejez desembocan –muchas veces- en las instituciones geriátricas que constituirían el vehículo más idóneo para posibilitarle a nuestra sociedad el desprendimiento del anciano y someterlo a un estado de aislamiento y marginalidad, en lugar de considerar la idea de envejecimiento como un transitar o un devenir de los años

 

 

FUENTES

 

1) http://www.sentirypensar.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=257

 

2) www.redadultosmayores.com.ar/buscador/files/EXCLU003.pdf

 

3) www.redadultosmayores.com.ar/buscador/files/EXCLU010.pdf

NOTA:

Las fuentes utilizadas para las dos notas periodísticas son -en su mayoría- trabajos en pdf de investigación. Son relevantes para mi tema ya que tratan a la ancianidad desde perspectivas actuales, modernas y sin prejuicios. Son estudios analíticos.

Cabe aclarar que la tarea de investigación y de búsqueda de fuentes para la temática elegida de ninguna manera está agotada; sino que para las notas de este primer trabajo práctico las fuentes elegidas eran suficientes

Las fuentes utilizadas para las dos notas periodísticas están citadas debajo de cada una de ellas. 

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.